Casanare, Paraíso Terrenal – Travelgrafía

LLANURA

Casanare, Paraíso Terrenal

AUTOR: Estefanía Pulido Rivera

Cordillera, llanura y sol, donde crece la fe y la esperanza, y se forja un patria mejor…

 

Es maravilloso percibir como los sentidos se estremecen cuando se pisa tierra plana, cuando se llega al llano, cuando se ve cualquier cantidad de vegetación y sobre todo, ese sentimiento de satisfacción con la madre naturaleza… ¡Es realmente increíble!

 

 

En general, el llano colombiano es de los mejores destinos para visitar. Específicamente, en este espacio quiero hablar sobre Casanare, ese departamento que queda en la cordillera Oriental de los Andes, el cual hace parte de los llanos orientales y queda a tan sólo 387 km de Bogotá, es decir, a aproximadamente 7 horas en carro y 45 minutos en avión.

 

 

Casanare tiene 19 municipios, de los cuales he tenido la fortuna de visitar 6, y debo admitir, que después de ese corto recorrido llanero ahora se como se ve el paraíso.

 

 

  • Plaza principal Yopal, Casanare

 

Yopal, la capital, municipio donde habitan aproximadamente 142 mil personas trabajadoras, arraigadas a la cultura del contra punteo, del joropo y de la vaquería.

 

Lo más lindo de este lugar, es que a pesar del avance arquitectónico y de las nuevas tecnologías, no pierde ese espíritu llanero, ese ambiente donde camines por donde camines siempre encontrarás árboles, zonas verdes, personas con sombrero y alpargatas, algunas veces personas descalzas, porque así es el típico campesino llanero.

 

 

  • La vida en el llano

 

Viví en Yopal aproximadamente nueve años, los cuales me bastaron para conocer la cultura llanera, para enamorarme de los amaneceres y atardeceres, para saber que la mejor forma de acompañarlos es escuchando y cantando a grito herido «Llanero, sí soy llanero primo…»

 

Uno de los mejores lugares para hacerlo, sin duda, es en el garcero del llano, el lugar perfecto donde llegan las garzas después de las 5:00 pm, donde las personas van a tomarse una cerveza mientras escuchan una que otra canción de Lorgio Rodriguez, de Walter Silva, y, por su puesto, del «Cholo» Valderrama.

 

 

  • El garcero del Llano, Casanare

 

Lo que realmente me terminó de convencer fue el Cimarrón, un evento autóctono de la cultura, donde se reúnen las grandes voces de la música llanera para deleitarnos con su talento.

 

Este evento tiene diferentes categorías, entre ellas voz recia y voz pasaje, pero debo admitir que mi momento favorito es el contrapunteo, donde dos de los cantantes se enfrentan en un «tire y jala» a punta de coplas que nacen de la improvisación y del calor del momento. Definitivamente esta modalidad del folclor llanero no tiene comparación.

 

 

  • Finca el Cedral Yopal, Casanare

 

Otro componente de este folclor es la joropera, donde decenas de bailarines salen por las principales calles de Yopal bailando al ritmo del arpa y las maracas. Es increíble el talento y el aguante, ya que a pesar del calor, pesa más el llevar y representar esa identidad llanera de la cual se sienten tan orgullosos.

 

En esos años, tuve la fortuna de conocer algunos destinos cercanos a la capital llanera, entre esos, mi favorito, Pore.

 

 

  • Pore, Casanare

 

Este lugar está marcado por la historia. Cuentan con honor los habitantes de este pequeño municipio que en la época colonial, durante el inicio de la Campaña Libertadora de Colombia, Pore fue la capital de la República de la Nueva Granada.

 

 

  • Plaza principal Pore, Casanare

 

Por eso, uno de sus atractivos turísticos son las cárceles españolas, las cuales se encuentran en la plaza principal, que aún entre ruinas permanecen negándose al olvido y resistiéndose a la violencia de la cual ha sido víctima Casanare en los últimos años.

 

 

  • Antiguas cárceles españolas, ruinas de la colonia

 

 

  • Ruinas del cuartel de Bolívar, Patrimonio Histórico Nacional

 

Muchos afirman que han sido pocas las modificaciones que le han hecho al lugar. Pore permanece casi intacto, con las mismas calles del siglo XIX.

 

 

  • Ruinas coloniales construidas mediante piedras labradas

 

Resulta impactante la conservación de los lugares, los cuales tienen el poder de transportarnos a esa época libertadora y de por un momento imaginarnos caminar por esos senderos a personalidades como Ramón Nonato Pérez, Juan Galea y Francisco de Paula Santander. Por eso fue declarado patrimonio histórico y cultural de la nación.

 

 

  • Escuchar, dialogar, comprender y perdonar

 

Después de Pore encontramos otro municipio, la Paz de Ariporo, el cual lleva este nombre debido al proceso de paz a orillas del río Ariporo, donde Guadalupe Salcedo y su tropa le entregaban sus armas al general Duarte Blum.

 

 

  • Camino a la Paz de Ariporo, Casanare

 

Este municipio es de los más grandes del departamento. El mejor plan para hacer allí, es un recorrido ecológico, debido a que hay una gran cantidad de Chigüiros, los cuales se complementan con el paisaje de los ríos infinitos y con la vista plana del horizonte.

 

En un enero, conocí otro de los 19 municipios, Maní. El cual está rodeado por el río Cusiana, donde cada enero, se celebran las fiestas, sí, las fiestas son a la orilla del río, y se caracterizan por una gran muestra cultural.

 

 

  • Camino a Maní, Casanare

 

Lo más lindo de este lugar, son los monumentos que están en la plaza principal; una bandola gigante acompañada de tres leones de concreto que la cuidan, a un costado está un monumento en honor a la mujer llanera, porque si se conoce el llano, se sabe  que la mujer llanera es una mujer berraca e independiente.

 

 

  • Támara, Casanare vista desde el mirador

 

Otro municipio que vale la pena conocer, es Támara, el cual se encuentra en la cima de la montaña, por eso resulta satisfactorio sentir ese viento frío en pleno sol y calor del medio día.

 

 

Este lugar se caracteriza por ser el municipio cafetero de Casanare. Quien no ha probado el café Tamareño, no sabe nada de café.

 

 

  • Café secándose en la plaza principal de Támara, Casanare

 

A un costado de la plaza principal está la Asociación Cafetera de Támara, y en la plaza se puede ver cómo secan los granos de café bajo el sol y la intemperie, donde se impregna un sabor indescriptible.

 

 

  • Calles de Támara, Casanare

 

Ir a Támara es ir al mirador, donde se puede apreciar una vista panorámica de la belleza del piedemonte llanero. Además, es interesante observar cómo las relaciones sociales se legitiman en un lugar que llaman «cuatro esquinas», donde todo el mundo se conoce con todo el mundo.

 

 

  • Cuatro esquinas Támara, Casanare

 

En conclusión, todos los municipios casanareños son dignos de visitarse, porque se rehúsan a dejar su cultura a un lado, porque se enorgullecen de su folclor.

 

 

  • Llanero a caballo por las calles de Támara

 

Todavía se puede ver por las calles a hombres a caballo, con sus respectivas alpargatas y sombrero, a mujeres recias y echadas pa´ lante, a niños descalzos jugando en las calles con un balón, a animales libres que corren por el monte y, sobre todo, no se deja de escuchar música llanera, no importa el lugar donde estés, siempre sonará de fondo un arpa acompañada por una voz que cuenta historias de amores, desamores, paisajes, leyendas, borracheras y de la sublime belleza del llano y su maravilloso folclor.

 

Estefanía Pulido Rivera

Estefanía Pulido Rivera

Estudiante de periodismo y opinión pública. Animalista, amante de los gatos y de la fotografía. Apasionada por la vida y los pequeños detalles que capturo a través del lente. Escribo para sanar el alma, escribo por diversión.

¡Sígueme en mi blog elgatoinformativo.wordpress.com!
Instagram @tefa_97
Twitter @estefaniaPR15