MONTAñAS

San Pedro, la isla más grande de agua dulce

AUTOR: Silvia Corredor

San Pedro es una de las cuatro islas que se encuentran en el Lago de Tota junto a Cerro Chico, Santa Elena y Santo Domingo. Es la más grande de todas con una extensión de 44 hectáreas. Con una temperatura promedio de 7º, llegar a esta isla de agua dulce ubicada a 3.015 metros sobre el nivel del mar es toda una experiencia de aventura y buen físico.

Lago de Tota Boyacá

El Lago de Tota es el más grande de Colombia y es considerado el segundo lago navegable más alto de Sudamérica luego del Lago Titicaca ubicado entre Bolivia y Perú. Este lugar se encuentra a 15 km al sur del municipio de Sogamoso, Boyacá, entre los municipios de Cuítiva, Tota y Aquitania.

Mapa de Boyacá pintado a mano

Para llegar a la Isla San Pedro se puede tomar un bus desde el Terminal de transporte de Sogamoso que se dirija hacia Aquitania. Cerca al kilómetro 27 se encuentra La Peña, un pequeño puerto donde lanchas a motor de diferentes tamaños y colores esperan a la vera a los cientos de turistas que frecuentan este lugar. Estas lanchas son manejadas por habitantes de los municipios cercanos que conocen muy bien la zona o que trabajan en pesca en este lago.

Chalet al lado del lago de Tota

La trucha es uno de los platos típicos de esta zona, pues es la especie predilecta y más abundante del Lago de Tota. Dentro de este gran lago existen criaderos de más de 30 mil truchas que son monitoreadas por pescadores que utilizan carnada artificial o red para capturarlas.
 
-> Recomendado: En Barú hay un lugar ideal para el amor, míralo aquí
 
Tras media hora en lancha, donde el frío que emerge del lago y la niebla que rodea las montañas se mezclan para brindar un gran paisaje, se llega a la Isla San Pedro. Al ingresar se observa una gran piedra, algunas bancas de madera, una Virgen del Carmen tallada en el tronco de un árbol y algunas piedras pintadas en las que se narra el mito de los indígenas muiscas sobre la creación de este lugar.

Isla San Pedro
Piedras pintadas a mano

Una de las piedras color amarillo, pintada con los rostros de los indígenas muiscas, tiene escrita la siguiente leyenda:
 

En tiempos muy lejanos una misteriosa mucura de agua viva, fue entregada a una familia indígena por los dioses de la naturaleza para verter el precioso líquido y formar con él un gran lago. Los inquietos hijos dejaron caer la múcura e hicieron que el agua se derramara accidentalmente y sobrevino entonces un cataclismo.
 
Al contacto con la tierra las aguas crecían, el niño asustado corrió lejos de sus padres, la niña fue hacia su madre pero fueron todos alcanzados por las aguas que petrificados al instante formaron las islas. El padre queriendo subir al páramo de Las Cintas, fue también alcanzado, formándose entonces la península del Potrero. Fue así que según la mitológica leyenda, los dioses de la naturaleza crearon el Lago de Tota, dejando para el descanso a Playa Blanca, la más hermosa de agua dulce que se conozca.

Vista desde el Lago de Tota

Además de albergar esta leyenda, la Isla de San Pedro fue un lugar próspero para la agricultura, en especial, para la siembra de cebolla larga, uno de los cultivos más representativos de la zona.
 
Allí se encuentran las ruinas de una pequeña cabaña donde años atrás un grupo de campesinos vivía y sacaba diariamente varias toneladas de cebolla. Esta actividad se suspendió en pro de la conservación de la isla y el uso estrictamente turístico y de senderismo liderado por los habitantes de la los municipios aledaños.

Casa en ruinas

San Pedro es uno de los destinos más inexplorados del Lago de Tota que alberga historias y hermosos paisajes representativos de las coloridas tierras de Boyacá.
 

Silvia Corredor

Silvia Corredor

Periodista y antropóloga en formación.

-> Nueva tienda online 30% dcto <-
[x]