CARIBE

Ciénaga Magdalena: la riqueza que heredé de mamá

AUTOR: Joseline Padilla

Ciénaga Magdalena es un pueblo patrimonio que desde pequeña he caminado y cada vez que visito no lo termino de conocer. Los deseos de explorar sus esquinas y sus lugares no se agotan.

«Dentro de los sueños de una fría mañana, pude escuchar el sonar de la flauta que anunciaba el pasar de otro tren. No estaba en casa, no la propia, sino en la de mi madre, Ciénaga»

Viajas ferreas de Ciénaga Magdalena

Y es que cada vez que viajo no soy la misma, sino que algo ya ha cambiado en mí, y lo que antes ya conocí, tengo que volverlo a visitar ¿Qué puede ser esto?

Es simple, es un amor por la herencia que no se acaba al comprar. Es un lazo que la naturaleza ha hecho con mi mirar, y que la gente construye conmigo tan solo con su sonrisa dar.

«¿Qué tanto hay de diferente allá? Si vives en la ciudad y aquí está todo lo que te puede enamorar.» Completamente falso.

Viajas ferreas de Ciénaga Magdalena

Es injusto pensar que no haya magia en otro lugar, porque yo siento magia si escucho el gallo cantar. La rutina son los carros y las motos, la magia son las estrellas que al cielo hacen brillar.

¿Y por qué es que las nombro? Pasó que una noche fui fuera de la casa de mi tía, y tan solo vi hacia el cielo, no había lámparas como en las calles, no había un televisor que me recordara mi ciudad, lo que había eran zafiros en la expansión, adornaban y me mostraban que afortunada era yo.

Y así fue como un día pensé que debía descubrir mucho más sobre el lugar que vio nacer a mi mamá.

Río Ciénaga Magdalena

EL PLAN EN CIÉNAGA MAGDALENA

La invitación que esperan mis oídos escuchar: ¡Vamos para el río!

Desde el momento que llego a Ciénaga Magdalena quiero salir a ver que hay, y una de las propuestas más hermosas de la familia es que vayamos al río.

Rieles del tren Ciénaga Magdalena

Suelo estar despierta y lista más temprano de lo normal ¿Y es que quién quiere hacer esperar las montañas que se ven desde el camino y que algún día podré visitar?

Rieles del tren Ciénaga Magdalena

Tampoco ignoro los rieles que los trenes tienen para andar, ni los árboles que el paisaje siempre han de adornar; ellos me recuerdan que no estoy en la ciudad.

Me gusta sentir que voy en una aventura y que lo que hago se llama «explorar».

Caminos del tren Ciénaga Magdalena

EL CAMINO EN CIÉNAGA

Árboles de mango y sembrados de plátano y guineo son dos de los tantos atractivos que colorean el camino a «la línea».

Llamado así por la línea del tren que pasa por encima del cauce del río.

Árboles de platano

Hojas verdes que purifican el aire que respiro y que agregan valor a la magia de mi viaje.

Los semáforos son la rutina y dolor de cabeza de muchos, que deben dejar de estar atrapados en el tráfico para pasar a estar atrapados entre vistas que Dios nos ha ofrecido.

Árboles

EL DESTINO

¡Comencemos a nadar como pez en el agua!

Disfrutando en el río de Ciénaga

La diversión de muchas familias de poblaciones cercanas es la ida al río. Cualquier día es excusa para tomar una olla, alimentos, agua, leña y las ganas de divertirse.

Personalmente, me encanta celebrar de esta manera, porque es sano, diferente, todos disfrutan. ¿Y por qué no? Puedo llevarme muchas fotos conmigo.

Hoja caída sobre el ríp

Sobre el río hay muchas cosas deliciosas: el agua es fría, las piedras chinas le adornan, el ambiente es calmado y el paisaje es único.

Luego de un rato viene algo más especial a la lista: se escucha que viene el tren y el llamado de los primitos para capturar el momento en fotos y vídeos no se hace esperar.

Personas bañandose en el río

Paso siguiente: Salgo del agua, corro por el celular y lo alisto para que, aunque el tren pase, nunca termine de andar en mis grabaciones.

Tren de Ciénaga Magdalena

Luego de las diez u once de la mañana comienzan a sonar cuerpos que se estrellan contra el agua. Los muchachos de fincas y hogares cercanos comienzan a realizar sus clavados.

Puente sobre el río

Son observados por unos segundos, son el blanco de miradas por muchos minutos ¿Qué querrán demostrar? Valentía quizás, o es la manera de probar que hay una magia que desean experimentar

¿Cuál es? Adrenalina debe ser. Uno, Dos, Tres, vamos al agua otra vez.

Saltando del puente al río
Divirtiendonos en el río

SATISFACCIÓN

Caen las cuatro de la tarde, comienzan a salir las picazones, mejor es que abordemos el carro, porque los rojos no se borran fácilmente.

Vamos de vuelta a mi casa, no propia, pero es donde está el amor de la gente. Una familia que comprende la magia y que la vive siempre.

Paisaje de Ciénaga

Ellos tienen oro, tienen riquezas que no olvido. Como el preparar manjares, que en ningún otro reino han comido.

Pueden compartir con los amigos y brindar un poco de tinto. Se sorprenden de sus sazones y de sus colores, como es de humilde mi familia cienaguera.

Joseline Padilla

Esperemos volver a viajar para que, en una noche o madrugada, ya sea dormida o despierta, escuche nuevamente la flauta del tren que pasa por encima de un río.

 

-> ¿Qué más visitar en el caribe colombiano? Mompox, Punta Gallinas, Capurganá, Parque Tayrona, Archipiélago de San Bernardo, Bomba, Usiacurí, San Benito Abad, San Onofre y Rincón del Mar.

Joseline Padilla

Joseline Padilla

Soy Barranquillera, docente de idiomas extranjeros, aficionada a la fotografía y enamorada de los colores del caribe que me han visto crecer.

Tengo cómplices para el camino: mis ojos y el lente de mi celular.

Encantada de buscar magia en la naturaleza y en las personas. De mostrarla con pasión y hablar de ella con el corazón.

Instagram: @linepa_

-> Regístrate <-